¡Producto añadido al carrito!
X

Natalia
Compra Verificada

Una tienda confiable, responden al teléfono y al correo inmediatamente

Marta
Compra Verificada

Tienen cosas innovadoras e interesantes. Responden bien

Pilar
Compra Verificada

Tuve un problema con un artículo y me regalaron otro, sin tener que devolver el primero. Gracias

Continuar Comprando

Visto por ahí...

Publicado por MUSITA HC en

Visto por ahí...
Cierto día el Hada Azul,
quiso a la tierra bajar
y se mandó preparar
su gran carroza de tul.

Diciendo: “A cada mujer
de las distintas naciones,
les daré tantos dones
como pueda conceder”.

Bajó aquí sin dilación,
entró en la tierra triunfante
y acudieron al instante
una de cada nación.

Llamó y dijo a la italiana:
Tú tendrás ardientes ojos…
y tendrás labios tan rojos
que parecerán de grana.

Por tu cutis sonrosado,
dijo a la inglesa, serás
entre todas las demás
un tesoro codiciado.

Por tus nacarados dientes
le dijo a la austriaca luego,
verás arder en el fuego
de amor a tus pretendientes.

A la mujer parisién
le dio una distinción,
ingenio, corrección…
y hasta corazón también.

Y así fue haciendo lo mismo
pródiga con todas ellas,
repartiendo entre las bellas;
a una sentimentalismo,
a otra ingenio, a otra blancura,
a otra claro entendimiento,
a esa otra un alma pura…

Y así acabó sus dones,
que entre todas repartió,
cuando al terminar salió
de entre todas las naciones
una gallarda manola
muy joven, casi chiquilla,
que lucía una mantilla
de rica blonda española,
y que acercándose al Hada,
ruborosa dijo así:

Según veo para mí
no me habéis dejado nada.
Quedóse el hada un momento
suspensa de admiración
y fijando su atención en ella,
con acento dijo luego:

¿Tú qué quieres
que yo te pueda otorgar?
¿Tienes algo que envidiar
a todas estas mujeres?
¿No tienes el pelo acaso
abundante, negro, hermoso?
¿No tienes el porte airoso?
¿No hay en tu mirada clara,
rayos de sol que fascina?
¿No es tu sonrisa divina?
¿No es bellísima tu cara?
Entonces, ¿qué quieres?, di
si aún juntando a todas ellas,
resultan menos bellas que tú.
¿Qué buscas aquí?

Sin embargo, dijo el Hada:
yo no quiero que al marcharte
tengas porqué lamentarte
de que no te he dado nada.

Y mirando a la manola,
dijo alzando más el tono:

¡A ver, que traigan un trono
a la mujer española!

Y en este cuento yo me fundo,
si es que este cuento no me engaña,
para decir que en España
está lo mejor del mundo.

Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Back to the top